Plan B

the beat goes on!

2 x 1

Caminar por la calle, viajar en el autobús o en el metro y de repente observar a alguien que viene solo y que sonríe abiertamente para sí tiene un efecto mágico: la alegría del sujeto en cuestión es contagiosa e inevitablemente me hace sonreír también. Juego a imaginar el motivo detrás de la sonrisa: ¿un familiar enfermo que recupera su salud? ¿La visita inesperada de un ser querido? ¿Un aumento de sueldo, un ascenso en el trabajo? ¿O algo tan simple como un chiste privado? Al final es lo de menos. La alegría compartida, de manera fugaz y fortuita, es lo de más. A veces esos pequeños descubrimientos casuales son los más extraordinarios de un día cualquiera.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: