Plan B

the beat goes on!

Tengo que aplicarme

bart

Yo solía ser una persona creativa. ¡En serio! Dibujaba a todas horas, en todos lados (si guardo aún mis cuadernos desde la secundaria no es por el gran valor de los apuntes de química, sino por los dibujillos tan chulos, cof cof, que dejé por ahí). También solía crear historietas babosísimas -me acuerdo de una sobre Sailor Jupiter (!!!) en la que la pobre se quedaba en cueros en un probador por culpa de Serena… la historieta es tan mala que acaba siendo buena-, y hasta llegué a ser la monera oficial del periódico de la escuela (¡uyuyuy!). En mi tiempo libre, me daba por llenar cuadernos con todo tipo de textos: desde mis frustraciones y anhelos más personales (aderezados con una buena dosis de teenage angst), hasta reseñas de discos/canciones que jamás le enseñé a nadie (obviamente), pasando por cuentitos e historias sosas que se me ocurrían y que yo, ingenua y sin más que el placer de escribir como guía, garabateaba durante horas y horas, dedicada en cuerpo y alma a ellas como si se tratara de una obra para publicación (ya saben que la ñoñez se me da muy bien). Pero bueno. Esa ingenuidad y ese ímpetu -escribir por escribir, sin limitaciones o reglas rigurosas, y con la autocomplacencia como objetivo único- ya no fluyen en mí con la misma facilidad de antes. Y las quiero de vuelta. Tengo que aplicarme.

Tengo que redescubrir ese lado creativo que tengo hibernando desde hace ya varios años. Quiero volver a dibujar en todos lados, volver a garabatear ideas sin descanso, sentir que vacío mi alma y vierto mi cerebro en una hoja de papel, en una pantalla luminosa. Nada más porque sí. Porque quiero, porque puedo y porque me gusta. Ignoro por qué, a pesar del gran placer que siento cuando trazo, cuando invento, cuando redacto, he dejado de hacerlo por tanto tiempo. Distracciones, desviaciones, el ir y venir de la vida diaria, no sé. Pero es hora de retomar el camino y, ¿por qué no?, de tomar otros y ver qué pasa. No quiero dejar que transcurra el tiempo y yo seguir sin pasar del cuarto grado. Es hora de encerrarme en el desván e ignorar las distracciones del mundo exterior. Es hora de prestarle a lo que se gesta entre mis sienes la atención que merece.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: