Plan B

the beat goes on!

Un hueco en mi corazón

persepolis1

Tengo una barrita de Chap Stick en mi tocador. Es sabor cereza. Es un tubo de plástico prácticamente vacío pues no le queda nada de “producto”, pero me rehúso a tirarla. Me la dio mi papá hace casi dos años, cuando en una visita a México el clima seco y la contaminación a la que ya no estoy acostumbrada acabaron con mis labios. La barrita apareció, sin más, en la mesita de noche de mi antigua habitación tras haber comentado, sin pensar y como quien le habla al viento, que tenía los labios partidos. Pero papá escuchó atento y no sólo eso, sino que hizo algo sobre el comentario que pensé no tendría eco en nadie. Así es mi papá, así ha sido siempre. Es un hombre extraordinario, capaz de decir mil cosas sin pronunciar una sola sílaba–su lenguaje está hecho de pequeños (y a la vez enormes) gestos de generosidad y cariño, tales como la barrita de Chap Stick que sin mayores explicaciones puso en mi mesita de noche; la misma barrita de Chap Stick que viajó miles de kilómetros, cruzó el Atlántico y que ahora, vacía y sin poder hacer nada por mis labios, reposa en mi tocador con la única función de recordarme, con sólo mirarla, a mi adorado papá, todos los días, todo el tiempo.

*****

Hace un par de días vi Persepolis, y la película me recordó a mi familia y varios aspectos de mi propia vida de trotamundos. Las dos escenas de despedida en aeropuerto me llevaron al llanto en cuestión de segundos; lloré con la misma melancolía y dolor de cuando es mi turno encarnar dichas escenas. Nunca la repetición constante las hace fáciles o menos tristes.

Estoy contenta con las últimas novedades en mi vida; sin duda estoy atravesando por una racha muy productiva, sana y equilibrada. Sin embargo apenas estoy empezando a digerir la noción de que no importa cuán feliz sea aquí, estando lejos de casa, de mis padres, de mi hermana, de mis amigos (con quienes he estado soñando todas las noches desde hace ya varios días), siempre habrá un espacio vacío. Siempre.

Advertisements

2 responses to “Un hueco en mi corazón

  1. chukina November 8, 2008 at 11:56 pm

    Nena, no permitas que exista ese vacío. Sonará muy cheesy, pero siempre que estén en tu mente y en tu corazón, estarán contigo. Sé que no es lo mismo y lo entiendo, creeme… pero si sigue ahí ese hueco, no te dejará disfrutar al máximo tu presente.
    Saludines Chukinescos ñ__ñ

  2. Ingrid January 6, 2009 at 7:19 am

    Amo el Chap Stick de cereza, pero los recuerdos que me produce ver una barrita con historia no son tan fabulosos como los tuyos 😛

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: