Plan B

the beat goes on!

Top 10 de septiembre

1. Comenzó mi curso de masaje holístico

Lo que empezó como un plan loco es ahora una realidad. Estoy contentísima con el curso, con mi maestra, con mis compañeros y con toda la información que estoy asimilando cual esponja borracha. Mi pasión por la medicina se está viendo más que satisfecha con todo lo que estoy aprendiendo, y aunque sé que nunca voy a ser una eminente doctora (cosa que no me entristece en lo más mínimo; es algo que acepté sin muchas lamentaciones hace ya bastante tiempo), me entusiasma saber que tendré los medios para curar y ayudar a otros, así como el hecho de que, en ese aspecto, estoy siguiendo los pasos de mi señor padre. Me llena de un orgullo que apenas puedo empezar a describir. Eso y mi ñoñez que me hace sentir como pez en el agua en cualquier ambiente académico, me tienen encandilada, esperando cada viernes con emoción.

2. Conseguí un trabajo “normal”

Es decir, un empleo con horario fijo y sin turno nocturno o situaciones tipo “no te vas hasta que no acabes”. Un trabajo de 5 días a la semana y no más. Un trabajo con días de pago puntuales e inamovibles, en el que no se da lo que ahorita estoy viviendo-que sea 13 de octubre y de mi pago de ¡agosto! ni sus luces. Un trabajo que me exige salir de casa, caminar, interactuar con el mundo exterior, tener hora de almuerzo y hasta usar uniforme. Mucha gente me dice que no sabe lo que digo cuando les cuento que estoy feliz con un trabajo “de gente normal”, que la verdadera dicha es trabajar desde casa. Claro, tiene sus ventajas, y con toda seguridad voy a extrañar la libertad de poder programarme como a mí me convenga. Pero también es cierto que la falta de una estructura o rutina puede causar estragos. No tengo horario para nada: como cuando puedo, duermo cuando puedo, salgo cuando puedo, tengo apenas un puñado de amigos en Plymouth y no tener que salir de casa puede llegar a convertirse en un verdadero agobio. A todos los que dicen que trabajar en pijama desde el escritorio de su cuarto es una bendición, les propongo que lo hagan day in, day out durante dos años y pico y después opinen. A muchos les funcionará el sistema (no digo que no), pero al menos a mí ya me está volviendo loca y de seguir así acabaría con mi salud mental, de verdad. Así que bienvenidos sean los cinco días laborales a la semana, el horario fijo, el uniforme, el día de pago que no se hace del rogar y hasta el tener que levantarme temprano. Y lo mejor: ¡un trabajo con salario en libras esterlinas, caray!

3. Cumplí dos años en Plymouth, y, por consiguiente, dos años de cohabitación/matrimoño con Rossendo

El 8 de septiembre se cumplieron dos años de mi arribo a Pueblo Quieto. Plymouth y yo podremos no adorarnos, pero no puedo negar que vivir aquí me ha enseñado mucho sobre mí misma en varios aspectos, no sólo a ser una buena compañera (me choca decir “esposa”). Es justamente ahora, después de poco más de 730 días, que siento que mi relación con Ross ha alcanzado un nivel de estabilidad muy saludable que me tiene más que satisfecha. ¡A ver cuánto dura! 😛

4. Peluchín ya no podrá dejar huella de su paso por el mundo

Ni modo, el pobre cumplió 6 meses de vida y con ello llegó el momento de pasar por el bisturí. Fue un minino valiente y bueno, y aunque hubo una pequeña complicación postoperatoria (la herida se abrió unos días después de la cirugía y hubo algo de sangrado) que me costó varios lagrimones marca diablo y una visita al hospital veterinario un domingo a las 10 de la mañana, ya todo está bien. Peluchín ya retomó su apetito habitual y brinca, araña, corre, duerme y juega como si nada hubiera pasado.

5. Mucho trabajo pero bien repartido

No he parado de traducir en todo el mes, lo cual no es novedad pues así estoy siempre. La diferencia radica en que el trabajo, aunque mucho, ha estado bien distribuido a lo largo de todo el mes, lo cual me permite darme un respiro de vez en cuando y salir de mi madriguera a respirar aire fresco, a diferencia de las temporadas en las que ni a la puerta me acerco. Obviamente esto es una mera coincidencia, pues en el negocio de la traducción nunca se sabe cuándo va a llegar trabajo (en verdad, es casi como ser bombero o médico: hay que estar de guardia todo el pinche día). Ojalá todos los meses pudieran ser como septiembre.

6. Mi semi-vegetarianismo va por buen camino

Aún no veo cómo podré (si es que alguna vez sucede) decir no a una suculenta hamburguesa, a una pizza de pepperoni o a unos tacos al pastor. Pero al menos ya estoy procurando que al menos la mitad de mis comidas a la semana sean 100% vegetarianas (he encontrado que las pastas son una excelente opción). Rossendo no está lo que se dice feliz, pero con este nuevo hábito ya come más ensaladas que cuando era un chamaco. Yo ya estoy notando la diferencia, además de ser una costumbre gratificante más allá de la buena causa que considero que es.

7. El clima ha estado fantabuloso

Sí, ya empieza a hacer más frijolito pero al menos no ha llovido como si las nubes nos estuvieran castigando con furia desde el cielo. Por si fuera poco, el Sr. Sol se ha dejado ver con muchísima frecuencia para ser la temporada que es. Sólo espero que ello no signifique que la Madre Naturaleza nos haga pagarle tanta bondad ahora con un invierno del carajo después.

8. Limpieza profunda en casa

Yo no sé si esto sea parte de crecer o simplemente estoy llegando a esa edad en la que toda mujer comienza a parecerse a su madre, pero haber dedicado un para de días enteros a barrer, pulir, sacudir, pasar aspiradora, lavar, arreglar, ordenar, recoger y tirar tuvo efectos casi terapéuticos. Me deshice de cosas que no usamos o que de plano ni nos acordábamos que teníamos (lo que estaba en buen estado se fue en forma de donación para una charity shop). Lo que ya no servía se fue directamente a la basura, lo reciclable se fue al bote verde y yo… yo me fui a dormir cansada (que digo cansada: agotadísima) y con la conciencia tranquila de quien ha hecho un buen trabajo por el bien del hogar. ¡Soy toda una ñora!

9. Completé mi colección de mangas de Cardcaptor Sakura y Chobits

Pues eso. Los 12 volúmenes de las aventuras de Miss Kinomoto y los 8 volúmenes con las peripecias de Chi ya residen en mi librero (cada vez más escaso de espacio; en breve espero comprar uno nuevo). Hacía aaaaaños que no compraba colecciones completas de mangas. Supongo que es un contrapeso para mis hábitos ñoriles, lo cual demuestra que aún existe una niña en mí. Yeah!

10. El mes concluyó con mi día

Si hay Día del Taco, ¿por qué jolines no iba a haber Día del Traductor? Después de todo, creo que llegamos a la vida de millones de personas de maneras que ni se imaginan. Apúntenlo, señores, es el 30 de septiembre. Me topé con una cita de Saramago al respecto y la encontré puntual y hermosa:

Los escritores hacen las literaturas nacionales, y los traductores hacen la literatura universal: nos permiten a los que no podemos conocer todas las lenguas que podamos leer algo escrito en Japón, Rusia, Finlandia…
Los traductores convierten las lenguas en mi propia lengua; por eso seríamos más pobres sin ellos.
Yo he aprendido muchísimo con ellos, he aprendido a leerme, porque a veces se plantean dudas que no sé aclarar.

Hasta una lágrima-mitad orgullo, mitad ternura-me sacó. Ay, Sr. Saramago, qué cosas dice…

Conclusión: septiembre fue un gran mes. Y con todas las cosas nuevas que están por venir, puedo casi asegurar que el cierre de año será más que interesante. Mi vida no podría emocionarme más.

Imagen: “Dream Begins” de Amy Sol

Advertisements

7 responses to “Top 10 de septiembre

  1. Javier S. October 21, 2008 at 3:48 am

    ¡Hombre! Mucho que hacer y mucho hecho. Qué gusto por el day job.

  2. Ingrid October 22, 2008 at 9:55 pm

    Hey pero no entiendo cuál es el trabajo “normal” si sigues traduciendo, explícate! jejeje.

    Oye yo también me hubiera puesto llora y llora si a alguno de mis jijos se les abre la herida de la vasectomía 😦 que bueno que ya tu nene está bien.

    Felicidades traductora, me gustaría dominar con sutil maestría el arte de los idiomas, tal como tú. =D

  3. Ingrid October 22, 2008 at 9:56 pm

    por cierto, yo era super carnívora pero me hice vegetariana y nunca se me antojaron las carnes. Ahora he tratado de hacer el esfuerzo por comer mucha más carne y me cuesta mucho trabajo pero no pierdo la esperanza.

    Pasta, queso, soya.. ñam ñam

  4. sailorblur October 28, 2008 at 7:21 pm

    @Javier S.: Mil gracias por la felicitación. Me siento rara con un day job tan común (soy cajerita en una tienda que se llama Boots; imagínese usted la sección de farmacia, perfumería y juguetes de Sanborn’s pero en bonito, jejeje), pero después de tantos meses de una chamba tan irregular y con horarios tan extremos, no hay nada como tener hora de entrada y salida y olvidarse del estrés hasta el día siguiente 😀

    @Ingrid: Pues como le comento a Javier S., el trabajo “normal” es el de cajerita feliz, de lunes a sábado (viernes y domingos estoy “off), de 8:30 a 1:30. Desde que empecé (hace una semana, ¡ja!) he trabajado en un par de traduccioncillas, pero como traigo el agotamiento de miles de meses metido hasta la médula, estoy considerando seriamente dejar de traducir por una temporada y dedicarme de lleno al asunto cajeril. De verdad, llegar a casa y olvidarme de que tengo trabajo o de que puede llegar algún documento urgente a las 10 de la noche cuando estoy a punto de cenar, no tiene precio (jiote, jiote). ¡Soy libre! XD

    Muchas gracias por preocuparse por mi adorado Peluchín. Como comenté en el post, brinca, salta y corre como si nada el muy canijo. Y yo pues feliz.

    Gracias de nuevo por las felicitaciones y psss… páseme recetas vegetarianas, ¿no? 😉

  5. Ingrid January 6, 2009 at 7:20 am

    La lasaña de atún es mi especialidad y es muy sencilla, perdón por la tardanza para venir a escribir aquí pero soy medio distraída. Hoy si te vas a mis blogs favs del google reader 😛

  6. Pingback: Shopping etiquette « Plan B

  7. Pingback: This is a low « Plan B

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: